domingo, 22 de febrero de 2015

Dejar ir



El Dr. David R. Hawkins, pionero de la medicina y de la investigación de la conciencia ha publicado el libro “Dejar ir. El camino de la entrega”. Nos propone trabajar con las herramientas del perdón y el dejar ir para mantener la paz mental y la alegría, y facilitar la curación.

Fragmentos del prólogo de la edición en castellano redactado por Enric Corbera:
Desarrolla magistralmente cómo abordar las emociones, cómo valorarlas y cómo afectan al cuerpo
“Es una obra maravillosa que puede ayudar a todo aquel que quiera liberarse de emociones y creencias tóxicas, y tomar conciencia de cómo vive en relación con sus emociones”
“Esto es lo que propone este libro: entregar las sensaciones físicas de este dolor emocional, dejar que se expresen y liberarlas sin juicios
“Dejar ir es una manera fácil de sanar, sin complicaciones, pues enseña a cambiar percepciones. En el fondo, enseña el Perdón”

Fragmentos del prólogo de Fran Grace:
Proporciona la hoja de ruta hacia una vida más libre para todo aquel que esté dispuesto a realizar el viaje. Si aplicamos los principios descritos en este libro, nuestra vida cambiará para mejor”
Hace falta coraje y honestidad para ver la negatividad y la pequeñez en nosotros. Solo cuando podamos reconocer la negatividad que hemos heredado de nuestra condición humana, tendremos la posibilidad de entregarla y liberarnos de ella”

Fragmento del prefacio del Dr. David R. Hawkins:
“Como la mayoría de las personas suprimen y rehúyen sus emociones durante toda su vida, la energía reprimida se acumula y busca expresarse a través de la aflicción psicosomática, los trastornos corporales, las enfermedades emocionales y la conducta desordenada en las relaciones interpersonales”

Fragmentos del libro:

“Dejar ir implica ser consciente de un sentimiento, dejarlo crecer, permanecer en él y permitir que siga su curso sin querer que sea diferente ni hacer nada con relación a él. Significa, simplemente, dejar que el sentimiento esté ahí y centrarse en dejar correr la energía que tiene detrás. El primer paso es permitirte sentir la sensación sin resistirte a ella, sin expresarla, temerla, condenarla ni aplicarle un juicio moral. Abandonar el juicio y ver que sólo es una sensación. La técnica consiste en estar con la sensación y entregar cualquier intento de modificarla. Soltamos la resistencia a ella. Es la resistencia la que alimenta la sensación”

“’Dejar ir’ es como el cese fulminante de una presión interna o la caída de un peso. Se acompaña de una repentina sensación de alivio y ligereza, y del incremento de la felicidad y la libertad. Es un mecanismo real de la mente que todo el mundo ha experimentado en alguna ocasión”

Llevamos con nosotros un enorme almacén de actitudes, creencias y sentimientos negativos. La presión acumulada nos hace desdichados y es la base de muchos de nuestros problemas y enfermedades”

“Si echamos un vistazo más profundo a la vida humana, vemos que consiste esencialmente en una larga lucha para escapar de nuestros miedos internos y de las expectativas proyectadas sobre el mundo”

El verdadero origen del estrés es interno, y no externo como a la gente le gustaría creer
“El estrés es producto de la presión acumulada por los sentimientos reprimidos y suprimidos. La presión busca alivio, y así los acontecimientos externos solo desencadenan lo que hemos estado guardando, tanto consciente como inconscientemente”

“Los sentimientos reprimidos y suprimidos buscan una salida y utilizan los acontecimientos externos como desencadenantes y excusas para desahogarse. Somos como ollas a presión listas para liberar el vapor en cuanto se presenta la oportunidad

“Los sentimientos vienen y van, y, con el tiempo, te das cuenta de que tú no eres tus sentimientos: el verdadero ‘tú’ se limita a presenciarlos”

“Cuando lleves un tiempo soltando y hayas comenzado a experimentar lo que realmente está pasando, te reirás de tus pensamientos. Los pensamientos son falsos, imaginaciones absurdas que oscurecen la verdad

“Un rasgo común en los humanos es buscar fuera de sí mismos la satisfacción de sus necesidades. Esto los lleva a sentirse vulnerables, ya que son insuficientes por sí mismos”

Cada crisis vital lleva consigo las semillas de una inflexión, una renovación, una expansión, un salto en la conciencia, el abandono de lo viejo para dejar nacer lo nuevo

“La mayoría de las personas se pasan la vida lamentando el pasado y temiendo al futuro, y, por eso, son incapaces de experimentar alegría en el presente”

Cada experiencia en la vida, sin importar lo ‘trágica’ que sea, contiene una lección oculta

“Los acontecimientos de la vida son oportunidades de crecer, experimentar, expandirse y desarrollarse”

“Superar una crisis vital nos hace más humanos, más compasivos. Aceptamos mejor las cosas, nos volvemos más comprensivos con nosotros mismos y con los demás (…) Gestionar una crisis emocional nos lleva a una mayor sabiduría y brinda beneficios de por vida. En realidad, el miedo a la vida es miedo a las emociones. No tememos los hechos, sino lo que nos hacen sentir. Cuando dominamos los sentimientos, el miedo a la vida disminuye”

“Al perdonar a los otros, nos perdonamos a nosotros mismos y nos aliviamos de la culpa. Nuestra verdadera recompensa es desprendernos de la negatividad y elegir amar; somos nosotros los beneficiados”

“Ninguna riqueza puede compensar la sensación de pobreza interior”

“¿Cuánto tiempo más queremos seguir sufriendo? ¿Cuándo vamos a estar dispuestos a dejarlo? ¿Cuándo vamos a decir basta?”

sábado, 17 de enero de 2015

Apreciad las pequeñas cosas pues son grandes cuando nos faltan


Comparto con vosotros el video de un experimento social de la Asociación Española de Adolescentes y Adultos jóvenes con cáncer que sitúa a dos personas separadas por un biombo, que no pueden verse, pero si escucharse. En un lado se ponen los enfermos o familiares de enfermos de cáncer. A todos se les plantean varias preguntas tales como: qué les gustaría hacer en el futuro y qué necesitan para ser felices.

Me llama mucha la atención el contraste de las respuestas.

Estas son algunas de las personas que no están enfermas:
“Viajar en velero por las islas griegas”
“Conseguir trabajar en Nueva York como periodista”

Algunas de los enfermos o familiares:
“Desearía que mi hija pudiera tener una vida normal”
“Lo que me hace más feliz es que me toque el aire en la cara”

Mensajes del video:
“No apreciamos la vida hasta que sentimos que la perdemos”
“Apreciad las pequeñas cosas pues son grandes cuando nos faltan”

jueves, 1 de enero de 2015

Os deseo lo mejor para 2015

Os deseo un 2015 en el que fluyamos en el río de la Vida, aceptando con esperanza todo aquello que nos venga como pruebas elegidas por nuestra alma en el proceso de evolución conciencial

jueves, 25 de diciembre de 2014

La felicidad no es un lugar, es un camino



Comparto con vosotros fragmentos del artículo de Pilar Jericó publicado en El País Semanal. Cuenta la historia de Eduardo, ex directivo de multinacional, que gracias a un acontecimiento importante, abre los ojos y comienza su camino de superación. Su gran reto no fue lograr más beneficios, sino cambiar la creencia en la felicidad de las cosas materiales por la felicidad asentada en la tranquilidad, el amor a sí mismo y a los demás. 

En el mundo corporativo te premian por lo que nos hace fracasar en la vida.

He aprendido a ser más humano, a compartir el dolor de otros y a dar más que a recibir. He aprendido, sobre todo, que soy uno más y que eso está bien… que hay un plan superior que es perfecto y que soy parte de él.

¿Qué te ha enseñado la vida?
Que la felicidad es la única meta a perseguir; que la respuesta a todo es el amor y el perdón; y que dando es como recibimos.

Antes mi felicidad era obtener cosas materiales y lograr reconocimiento. Hoy mi felicidad se basa en la paz interior, en el amor a mí y a los demás, en conocer quién soy de verdad y aceptarme así. 

Lo realmente importante en la vida no se compra con dinero. Es poder disfrutar estar solo conmigo mismo. Es poder disfrutar esos ratos de compañía con mis seres queridos.

¿Qué dirías a otra persona de éxito pero con una vida vacía?
Que despierten y no sigan comprando el engaño de creer que somos aquello que las corporaciones piden. Que recuperen la inocencia del niño que fuimos y que hacía las cosas que realmente amaba. Que vivan creyendo que se puede vivir en equilibrio y que al final, lo que nos llevamos en el corazón es lo más valioso (no lo que se puede guardar en una cuenta de banco o colgar en una pared).

Hoy mi felicidad es tener equilibrio entre mi vida familiar, laboral y espiritual. Es hacer las cosas que disfruto y estar con las personas que amo.

¿Se puede ser feliz pase lo que pase en la vida?
Sí. El ser en equilibrio es independiente de las circunstancias. La estabilidad emocional se pone a prueba cuando las cosas no van bien, pero es posible transitar por lo más difícil y mantener el equilibrio. Esto no quiere decir que la tristeza y la ira nunca existirán, pero puedo ser feliz aun cuando las circunstancias me lleven a estos estados emocionales.  La gente sigue muriendo y traicionando, pero mi equilibrio emocional no depende de eso.

¿La felicidad se hace?
Sí lo creo. Se ha dicho mucho que la felicidad no es un lugar sino un camino. Uno puede diseñar la felicidad y yo creo que puedo decidir ser feliz ahora mismo. Aceptando mis circunstancias y quien soy, soñando realidades deseadas y poniéndome en acción para lograrlas.

La felicidad no es algo que pueda verse en futuro, la felicidad siempre es en presente.