viernes, 3 de diciembre de 2010

Mi proyecto de obra social


Después de 21 años de ininterrumpida y ascendente carrera profesional he pasado por un periodo de muchísimos cambios tanto en el terreno laboral como en el personal. Este periodo me ha permitido crecer interiormente y buscar el sentido de mi vida. Tengo muy claro a mis 49 años que voy a cambiar mi trayectoria profesional. A partir de ahora quiero dedicar el resto de mi vida a trabajar en proyectos que ayuden a las personas.

Hace unos meses el Destino me puso en contacto con el Grupo Promotor de la Fundación AGM (Amics de la Gent Major que en valenciano quiere decir Amigos de los Mayores). La Fundación AGM pertenece a la Federación Española Amigos de los Mayores que tiene Fundaciones en Madrid y Barcelona. A nivel internacional está vinculada a la Federación Internacional des Petits Frères des Pauvres con presencia en 8 países.

Me enamoré del proyecto nada más conocerlo ya que su misión es luchar contra la soledad y la marginación de las personas mayores más desfavorecidas mediante la acción de los voluntarios y la sensibilización de la sociedad.

Doy gracias a la Vida por esta maravillosa oportunidad que me ha dado. En nuestra vida podemos elegir libremente el camino por el que queremos ir cuando se nos presentan varias posibilidades. Es nuestra la decisión, y a su vez la responsabilidad que tenemos con el Destino. Yo elegí la opción de un mayor nivel de amor.

El Patronato de la Fundación quiere que aprovechando mis conocimientos y bagaje profesional dirija la Fundación AGM que realizará una gran obra social inicialmente en el área metropolitana de la ciudad de Valencia (España) para más adelante extenderla a toda la Comunidad Valenciana.

Hace unos días se impartieron varios talleres de formación para el voluntariado. Me llamó la atención ver una señora de 75 años. Cuando le pregunté el motivo por el que quería ser voluntaria en nuestra fundación me contesto “No quiero irme de este mundo sin ayudar a los demás”.

En breve llegarán las Navidades. Para muchas personas mayores que viven en soledad serán días tristes. Muy tristes ya que recordarán con añoranza a los seres queridos que han perdido. Pero ahí estaremos nosotros con nuestra campaña de Navidad. Mediante los voluntarios les haremos llegar un regalo que les haga recordar que ellos también fueron pequeños, como todos nosotros, y en su día disfrutaron de una familia que les dio cariño.

Aqui teneis la web de la Fundación AGM por si queréis conocernos

Lo qué hacemos

Si quieres ser voluntario en nuestra fundación

Si quieres contribuir en nuestro proyecto

4 comentarios:

  1. Me parecen muy importantes este tipo de iniciativas!

    Enhorabuena!

    Sergio

    ResponderEliminar
  2. Cuando veo a mis padres como se hacen mayores, y como hace decadas que quedaron inadaptados al mundo actual, un mundo que ya no entienden, me entristezco y pienso que el tiempo quizás sea el peor demonio que pueda existrir. Un saludo Manuel, te sigo.
    Mi web: www.zurired.es

    ResponderEliminar
  3. Johnny,
    Gracias por tu comentario. La soledad en las personas mayores es fatal. No tienen ganas de vivir y seguir adelante ya que piensan que solo les espera la muerte y se abandonan.
    Hablando con las personas mayores que están siendo acompañadas por voluntarios comentan que han vuelto a nacer ya que su vida tiene sentido. Están toda la semana esperando con ilusión la visita del voluntario para hablar con el. Tienen un amigo que les acompañará hasta el final de sus días. Ya nunca más estarán solos. Un abrazote.

    ResponderEliminar