domingo, 16 de enero de 2011

Tú decides ser feliz

 
Comparto con vosotros un texto publicado en el blog osho-maestro.blogspot.com
 
"La infelicidad no tiene nada que ver con una causa exterior, es una decisión interior. Si quieres seguir siendo infeliz, puedes serlo, sea cual sea la situación. Y también es verdad lo contrario. Si decides ser feliz, dichoso, celebrar, puedes serlo, independientemente de las circunstancias."

"No importan las circunstancias, lo importante eres tú, tu actitud. Te pueden dar todo el amor del mundo, pero si tú decides ser infeliz, seguirás siendo infeliz. Y puede suceder que no tengas nada en el mundo, absolutamente nada, y seas feliz, increíblemente feliz, sin razón alguna, porque la felicidad y la infelicidad son decisiones propias."

"Lleva mucho tiempo darse cuenta de eso, porque al ego le resulta muy cómodo pensar que son los demás los que te están haciendo infeliz. El ego no hace más que poner condiciones imposibles, y dice que primero hay que cumplir esas condiciones y que sólo entonces podrás ser feliz. Te dice que cómo puedes ser feliz en un mundo tan horrible, con una gente tan horrible, en una situación tan horrible..."

"Si eres feliz, el amor fluirá hacia ti... no hará falta que lo pidas. Es una de las leyes básicas. Al igual que el agua fluye en dirección descendente y el fuego se mueve en dirección ascendente, el amor fluye hacia la felicidad... en dirección a la felicidad..."

"Sé feliz y verás, de repente todo el mundo estará ahí, disponible. Todos estaban esperando que abrieras tus puertas. El sol, el aire y la fragancia estaban esperando para entrar, pero tú estabas con las puertas cerradas. Abre las puertas"

4 comentarios:

  1. No lo creo para ser felices necesitamos ciertas cosas por ejemplo una madre que se le muere un hijo no le puedes pedir que sea feliz durante este proceso seria antinatural ser feliz en esos momentos

    ResponderEliminar
  2. Pepa,
    Cuando perdemos a un ser querido, y más si es un hijo, pasamos por una etapa de duelo. El duelo dura el tiempo necesario para que puedan cicatrizar las heridas de nuestro corazón. No le puedes pedir a una madre que acaba de perder a su hijo que sea feliz en ese momento, en cambio si que puedes acompañarla para compartir con ella su tristeza.
    Las personas nos necesitamos para avanzar juntos en el camino de la Vida. Un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. Gran reflexión. La actitud lo es todo en la vida. La actitud son las manos que moldean o dan forma a las circunstancias. Cuanto mayor sea la actitud, mayor será la fuerza moldeadora.
    Las circunstancias también influyen en la actitud. Impone las leyes de la naturaleza con la que se deja moldear.
    El ejemplo de la madre y el hijo... bueno tiene sus matices. Si el hijo es malvado sin límites, puede haber cierta felicidad con su pérdida. O incluso si el hijo sufría y hacía sufrir a todos, y la muerte es una liberación. O si el hijo fue alguien muy muy especial, reconocido por todos, con lo que su paso por la vida tuvo un significado. O incluso, la propia perversidad es una forma de felicidad (egoísta).
    La cultura también influye. Hay culturas donde la pérdida es causa de felicidad, pues ese ser querido pasa a un plano mejor.

    ResponderEliminar
  4. Pepa, Ante ciertas circunstancias como la que planteas sentir dolor es inevitable. El tiempo en el que decides sufrir y no recuperarte, ese si es opcional

    ResponderEliminar