sábado, 5 de mayo de 2012

La lección de la paciencia

Comparto con vosotros fragmentos del libro “Lecciones de vida” de Elisabeth Kübler-Ross y David Kessler.

“La paciencia es una de nuestras más difíciles lecciones, tal vez la más frustrante de aprender”

“Cuando uno está enfermo o depende de alguien, a cualquier parte que mire hay una lección de paciencia”

“Una lección de paciencia es que no siempre obtenemos lo que deseamos. Tal vez queremos algo en este momento, pero tarda en llegar, si es que llega. Aun así, siempre conseguimos lo que necesitamos, aunque no encaje en nuestro cuadro mental”

“La gente ya no sabe esperar, ni sabe lo que esto significa. Es agradable tener lo que uno quiere cuando lo desea, pero la capacidad de demorar la gratificación es importante”

La clave de la paciencia es saber que todo va a salir bien y confiar en que existe un plan. Es fácil olvidarlo, y por ello muchos intentan controlar situaciones que de otro modo funcionarían como estaba previsto, en su momento adecuado y perfecto”

“No tendrás ninguna experiencia vital antes de estar preparado, cuando descubras la confianza y comprendas que las cosas suceden como deben y en su propio tiempo. Entonces podrás relajarte”

“La mente quiere creer que, si cambiamos nuestras circunstancias, encontraremos paz. La mente piensa que tenemos que hacer algo. Pero la realidad es que podemos aceptar las circunstancias tal como son, sabiendo que una profunda paciencia nos dará una profunda paz y sanación

“Ser paciente no significa que tenemos que ser víctimas. Ser paciente no significa que carecemos de poder, no significa tener que tolerar abusos o padecer circunstancias terribles”

“La vida es una serie de experiencias por las que pasamos todos. Existe una razón para cada experiencia, aun cuando no la veamos; hay un propósito en todas las cosas. Todo lo que ha ocurrido es para que aprendamos las lecciones que nos son necesarias. Pero es difícil aprender esas lecciones si gritamos con impaciencia: ¡Esto no me gusta! ¡Quiero que cambie!. A veces sólo hay que vivir la experiencia, en lugar de rechazarla, quejarse de ella o intentar cambiarla”

“Cada experiencia nos lleva hacia un bien superior y una sanación más profunda. Lo maravilloso es que no tenemos que hacer nada especial para conseguirlo. Simplemente vivir la vida tal como se nos presenta”

“El primer paso para adquirir paciencia es renunciar a la necesidad de arreglar o cambiar las cosas, comprender que algunas cosas son como son por una razón, aunque nos parezca lo contrario o no podamos verlo”

Si algo no se puede cambiar, intenta verlo con buenos ojos. Trata de tener un poco de fe en el proceso y en el desarrollo de las cosas. Pese a nuestra idea de que las cosas necesitan nuestro auxilio, muchas de las cosas sorprendentes que suceden en el mundo ocurren sin nuestra ayuda, interferencia o asistencia”

“Hay un poder en el mundo. Debemos confiar en que todas las cosas se mueven hacia el bien, aunque no lo advirtamos ni lo veamos. Eso es fe. Tener paciencia es tener fe”

“La mayoría de las personas no cambiarían sus malas experiencias cuando llegan al final de la vida, porque han aprendido de todo lo que les ha ocurrido. Todo aquello por lo que pasas, cada tormenta en la vida, ocurre para que nazca un perfecto tú

“Si las cosas suceden con demasiada rapidez o con demasiada lentitud para ti, recuerda que tu medida del tiempo no siempre es la mejor, y que existe un plan. Puedes guardar calma y dejar que la vida se revele”

“Al universo le importa quién eres, y, en cualquier situación, en cualquier tiempo, llevará a tu vida lo que necesitas para convertirte en la persona que debes ser. La clave está en confiar y tener paciencia

8 comentarios:

  1. Daniel H. Martinez5 de mayo de 2012, 15:45

    Me pareció excelente este artículo del libro que pronto adquiriré y, también tu elección para traérnoslo.
    A mis 68 años pasados y con varios proyectos en camino, la paciencia es mi gran aliada y cuento con ella siempre, aunque a veces sea dubitativo. Esto aclara aún más mi concepto sobre ella.
    Muchas gracias Manuel Lajara.
    Daniel H. Martinez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daniel, muchas gracias por tu comentario. Me alegro que te guste el artículo. El libro “Lecciones de vida” es maravilloso. Es estupendo que tengas a la paciencia como tu gran aliada ya que de esta manera permites que la Vida fluya. Un abrazote.

      Eliminar
  2. Manuel, me has enviado justo lo que necesitaba leer hoy.
    Gracias y un abrazo grande,

    Mercè

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mercè, muchas gracias por tu comentario y por publicarlo en tu web. Todo nos llega, en el momento justo y oportuno, cuando nuestra alma lo necesita. Un abrazote.

      Eliminar
  3. Hola, Manuel

    Acabo de conocerte a través del blog de Mèrce.

    Leí este libro del que hablas, hace ya un tiempo. Me gustó mucho y nos lleva a reflexionar sobre cómo enfrentamos la vida, la muerte, el duelo. Un libro muy interesante.

    Y tu entrada, es estupenda y viene genial para recordar cómo debemos vivir la vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Eugenia, muchas gracias por tu comentario. Un abrazote.

      Eliminar
  4. Querido Manuel, como siempre Excelente!!! Te mando un gran abrazo desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar