viernes, 29 de octubre de 2010

La auténtica felicidad está dentro de nosotros mismos.


Comparto con vosotros fragmentos de un reportaje publicado en el diario El País.

"Si tu objetivo es el amor, tu resultado será la felicidad"

“lo importante no es qué pueden hacer los demás por nosotros, sino qué podemos hacer nosotros por los demás"

“La vida es tan sabia y generosa que no nos da lo que queremos, sino lo que necesitamos para aprender a ser felices por nosotros mismos. Además, si encuentras el bienestar dentro de ti, todo lo demás viene por añadidura”

“En vez de ponernos a la defensiva, podemos adoptar una actitud más humilde y madura, basada en el reconocimiento de que no sabemos y de que estamos abiertos a aprender. Asumir la propia ignorancia es un trago amargo, pero necesario para poder crecer y evolucionar como seres humanos”

“Sobrevivir a esta grave enfermedad me transformó. Me hizo ver la vida como un regalo. Cambié mi escala de valores y prioridades. Abandoné el control y me permití ser diferente”

“Me he dado cuenta de que las cosas esenciales de la vida son las que no se ven, pues tan solo pueden sentirse cuando vivimos conectados con nuestro corazón”

“La felicidad no tiene nada que ver con lo que tenemos ni conseguimos. De ahí que jamás la encontraremos en la posesión de bienes materiales ni en la consecución de logros profesionales. La auténtica felicidad está dentro de nosotros mismos. El reto es aprender a conectar con ella”

“La paradoja es que tenemos más riquezas que nunca, pero somos mucho más pobres. Prueba de ello es que el vacío existencial se ha convertido en la enfermedad contemporánea más extendida, y el Prozac y el Tranquimacín, en dos compañeros de viaje de muchos españoles”

“Al guiarnos por una serie de creencias erróneas -como que nuestra felicidad depende de algo externo-, dedicamos casi todo nuestro tiempo, dinero y energía a conseguir todo tipo de metas y objetivos, desatendiendo nuestro mundo interior”

“Aquello que no somos capaces de aceptar es la única causa de nuestro sufrimiento”

“La felicidad está relacionada con la aceptación de la realidad; con confiar en la vida, sacándole siempre la lección de aprendizaje y de superación personal que se esconde detrás de cualquier situación que nos toca afrontar”

“El secreto de la felicidad reside en la conquista de nuestra responsabilidad y libertad personales, pues podemos ser dueños de la actitud que tomamos frente a nuestras circunstancias”

“La vida recompensa a quienes hacen las paces con su pasado”

“Nuestro mayor enemigo para ser felices es nuestro egocentrismo. Es decir, querer que la realidad se adapte constantemente a nuestros deseos y expectativas”

“Nuestras emociones, sentimientos y estados de ánimo no tienen tanto que ver con lo que nos pasa, sino con la interpretación que hacemos de lo que nos pasa”

“Cuando aceptamos que somos los únicos responsables de nuestro sufrimiento, nos damos cuenta de que podemos dejar de herirnos, cambiando nuestra manera de pensar y de relacionarnos con nuestras circunstancias”

“El secreto de la felicidad consiste en valorar tu vida tal como es”

“He aprendido que la felicidad -quizá provocada por una sustancia llamada oxitocina- consiste en apreciar las pequeñas grandes cosas que nos pasan cada día”

"La felicidad no está relacionada con lo que hacemos ni con lo que poseemos. Sobre todo porque no tiene ninguna causa externa: es nuestra verdadera naturaleza"

“Somos felices cuando nos aceptamos tal como somos y sentimos que no nos falta de nada, una percepción subjetiva que está muy vinculada con nuestro estado de ánimo"

“El bienestar profundo y duradero que todos anhelamos surge como consecuencia de relajar la mente y conectar con el corazón”

“Cuando eres feliz surge la vocación de hacer felices a los demás”

“Cuando cambias tú, cambia todo lo demás”

“No hay mayor experiencia de felicidad que la que podemos sentir cada uno cuando fluimos con el momento tal y como es”

“La felicidad no es una meta a conseguir, sino un camino a recorrer”

viernes, 22 de octubre de 2010

Amor incondicional


Comparto con vosotros fragmentos del libro Lecciones de vida de Elisabeth Kübler-Ross y David Kessler.

“El amor, eso que tanto nos cuesta describir, es la única experiencia verdadera, real y perdurable de la vida”

“Es la fuente de la felicidad, la energía que nos conecta y que vive en nuestro interior”

“Es lo único que realmente podemos dar. En un mundo de ilusiones, un mundo de sueños y vacío, el amor es la fuente de la verdad”
 
“Incluso el amor dentro de la familia y entre amigos se basa en expectativas y condiciones. Inevitablemente, estas expectativas y condiciones no se cumplen, y los detalles de la vida real se convierten en la urdimbre de una pesadilla. Nos vemos envueltos en amistades y relaciones sin amor”

“Casi todos queremos amor incondicional, un amor que existe por ser quienes somos, más que por lo que hacemos o dejamos de hacer. Si tenemos suerte, mucha suerte, tal vez lo hayamos experimentado durante breves minutos en la vida”

“Nos cuesta amar a la gente tal como es. Es casi como si buscáramos excusas para no amar a los demás”

“Sólo podemos encontrar paz y felicidad en el amor cuando eliminamos las condiciones que ponemos a nuestro amor por los demás. Y generalmente a los que más amamos les imponemos las peores condiciones”

“Una de las pocas áreas donde realmente encontramos amor incondicional es en nuestros hijos cuando son muy jóvenes. No les importa nuestro tiempo, nuestro dinero o nuestros logros. Simplemente nos aman”

“Uno de los mayores obstáculos para dar amor incondicional es nuestro miedo a que el amor no sea recíproco”

“Cuando sientes que no te aman, no es porque no recibes amor, sino porque no lo das”

“No importa quiénes somos, ni qué hacemos, cuánto dinero ganamos, a quién conocemos: todos podemos amar y ser amados”

“El amor es lo que da a nuestros días su profundo significado, es aquello de lo que realmente estamos hechos”

sábado, 16 de octubre de 2010

El riesgo de no cambiar


Comparto con vosotros un texto publicado por Emma García en su blog coachemmagarcia.wordpress.com

Habitualmente las personas nos resistimos a los cambios. Es porque nos sentimos segur@s siendo lo que somos y hacemos lo que hacemos en la vida que estamos viviendo. Aunque no nos guste, porque detestemos nuestro trabajo, o sobrellevemos una aburrida relación, o no soportemos nuestro sucio o ruidoso barrio. 

Todo esto forma parte de la vida que estamos acostumbrados a vivir. Nos quejamos pero no hacemos nada para modificar la situación. Nos creemos víctimas de las circunstancias. Una víctima carece de poder sobre sí misma, le ha cedido el control libre o involuntariamente a un tercero. A veces eso resulta cómodo, y nos atrapa en nuestra zona de confort.

El caso es que cuando pensamos en cambiar nuestra realidad, nuestra asustada mente racional enseguida nos manda mensajes sobre todos los riesgos que conlleva salirse de la zona de confort para adentrarse en terreno desconocido. 

Y si no lo hace nuestro pensamiento ya se ocupa de ello nuestro entorno.

¿Y si dejas el trabajo y no encuentras otro?
¿Y si tu próximo jefe es todavía peor?
¿Y ni no funciona ese negocio y te arruinas?
¿Y si no encuentras lo que necesitas?
¿Y si te dicen que no?
¿Y si dejas a tu pareja y te quedas sol@ el resto de tu vida?
¿Y si no le gustas a nadie? 

Todos esos “y si…” tienen la misión de hacernos ver el lado negativo del cambio, para así mantenernos dentro de nuestra área de comodidad. Nos auto convencemos de que esas reflexiones son prudentes y necesarias para medir los riesgos. 

Pero ¿acaso has valorado el lado positivo del cambio? ¿Has pensado que las cosas pueden salirte bien?

Sin embargo, a veces los riesgos de no cambiar son mucho mayores a los de cambiar. 

¿Te has planteado las consecuencias emocionales de seguir con el trabajo que aborreces, o si continúas con esa mortífera relación, o si no emprendes aquel negocio que te han propuesto, o pierdes aquel tren? 

En igual medida continuar con los malos hábitos que dices que no puedes dejar tiene peores consecuencias que ponerte manos a la obra para combatirlos y transformarlos en buenos hábitos. 

¿Cómo envejecerá tu cuerpo si no mejoras tu estilo de vida actual? 
¿Cómo garantizarás tu bienestar y el de tu familia si no reinventas la forma de ganarte la vida? 
¿Cómo mantendrás tu estado mental positivo si sigues pensando en negativo?

Vivimos en una sociedad que parece estar en estado de pausa, aletargada por su propia condición, esperando a que pase el temporal. 

Mientras tanto, nos aferramos a nuestra vida de siempre, a nuestros hábitos adquiridos, a nuestras mismas ideas y a nuestras propias limitaciones. 

Las oportunidades de hacer algo diferente y ser proactiv@s pasan a diario por nuestras vidas. Solo tienes que tener la mente abierta para verlas

Seguramente muchas de las cosas buenas que puedan ocurrirte ni siquiera te las imaginas, porque aún no las conoces. Las nuevas oportunidades nos las entiendes porque te son desconocidas, por eso las dejas a pasar sin pensártelo dos veces. 

Si no te arriesgas a conocer otras formas de vivir, de ganarte la vida o de relacionarte, tienes muchas posibilidades de estancarte y de bloquearte. 

Has de dejar que la vida fluya a tu alrededor, no te resistas al cambio. Inclusive si las cosas te van bien, pues los cambios son refrescantes. Ya lo dice el refrán, renovarse o morir.

viernes, 8 de octubre de 2010

Autenticidad


Comparto con vosotros fragmentos del libro Lecciones de vida de Elisabeth Kübler-Ross y David Kessler.

“Para conocernos y ser auténticos con nosotros mismos, para descubrir lo que queremos hacer y lo que no, necesitamos comprometernos con nuestras propias experiencias”

“Todo lo que hacemos debemos hacerlo porque nos produce alegría y paz, desde el empleo que tenemos hasta la ropa que usamos”

“Si hacemos algo para aparentar respetabilidad a los ojos de los demás, no estamos viendo el valor que hay en nosotros”

“Es sorprendente hasta qué punto vivimos mucho más por lo que debemos hacer que por lo que queremos hacer”

“De vez en cuando, cede ante un impulso que habitualmente reprimirías, intenta hacer algo “excepcional” o nuevo. Tal vez aprendas algo sobre quién eres”

“Dentro de todos nosotros existe un potencial de bondad inimaginable, la capacidad de dar sin esperar recompensa, de escuchar sin juzgar, de amar incondicionalmente”

“Ese potencial es nuestro objetivo. Si lo intentamos, podemos acercarnos a él, poco o mucho, cada minuto del día”

“Muchas personas, afectadas por una enfermedad y deseando acercarse a los demás, se han abierto paso hacia su propio crecimiento. Sienten el impulso de terminar sus asuntos inacabados”

“Ser quienes somos significa rendir honor a la integridad de nuestra esencia humana. A veces eso abarca esas partes oscuras de nuestro ser que con frecuencia tratamos de ocultar”

“Solemos creer que sólo nos atrae el bien, pero en realidad lo que nos atrae es lo autentico”

“Nos gusta la gente que es real, más que los que ocultan su verdadero ser bajo capas de refinamientos artificiales”

viernes, 1 de octubre de 2010

Libérate de tus miedos


Comparto con vosotros parte de la entrevista realizada en 1989 por Kay Allison a Elisabeth Kübler-Ross publicada en su libro Conferencias – morir es de vital importancia.

"Has de pasar por las muelas de pulir de la vida"

"Cuando la vida te pasa por muelas de pulir, tienes una elección de salir aplastado o pulido. Y si sales pulido entonces la vida te pasa por otras muelas de pulir, hasta que seas un diamante"

"No deseo que la gente tenga que pasar por las tempestades de la vida pero, desgraciadamente, no aprendemos las cosas cuando todo es fácil y va bien. Así que a veces hasta le he dicho a un paciente “no serías empujado a través de las muelas de pulir si no fuera por un propósito”

"Has de ver que estas cosas no ocurren como un castigo de Dios"

"La única manera de que por fin podamos aprender humildad, compasión, compresión, es a través de las tragedias. No lo hemos aprendido de ninguna otra manera y hemos tenido miles de años de posibilidades, no los hemos aprovechado"
 
"Si basas tus elecciones en el miedo, te destruirá. Debes liberarte de tus miedos y aprender qué es el amor, no amor de irse a la cama con alguien, no amor de “te quiero si me compras un abrigo de pieles”. Porque esto no es amor, Amor sin anzuelos (ganchos), sin ataduras, sin condiciones"

"No hace falta ser rico, no tienes que ser listo y tener un doctorado, todo lo que tienes que tener es corazón"