domingo, 26 de septiembre de 2010

La vida después de una ECM (Experiencia Cercana a la Muerte)


La gran mayoría de las personas que han pasado por una ECM (Experiencia Cercana a la Muerte) cambian su comportamiento y el sentido de sus vidas.

Comparto con vosotros un fragmento del libro "El caso de Vida después de la Muerte" de Víctor Zammit en el que Cherie Shuterland después de entrevistar a 50 personas que habían sobrevivido a una ECM identificó los efectos que se habían producido en sus vidas que constituyen un despertar generalizado de las capacidades potenciales superiores del ser humano.

Efectos en la vida después de una ECM

• Creencia universal en la vida póstuma.

• Una proporción elevada (80%) que creen en la reencarnación.

• Ausencia total de temor a la muerte.

• Cambio dramático de la religión organizada a la práctica espiritual.

• Un aumento estadísticamente significativo de la sensibilidad psíquica.

• Visión más positiva de sí mismo y de los demás.

• Aumento del deseo de estar solo.

• Aumento del sentido de voluntad.

• Falta de interés en el éxito material, unido a un marcado aumento en el interés del desarrollo espiritual.

• El cincuenta por ciento experimentaron mayores dificultades en sus relaciones intimas, como resultado del cambio de prioridades.

• Aumento, en el sentido de cuidar su salud.

• La mayor parte pasó a tomar menos alcohol.

• Casi todos dejaron de fumar.

• La mayor parte dejó de usar medicinas de la industria farmacéutica.

• La mayor parte pasó a ver menos programas de televisión.

• La mayor parte leyó menos diarios.

• Aumento del interés por las curas alternativas.

• Aumento del interés en aprender y en el auto desarrollo.

• El 75% experimentaron un gran cambio en sus carreras hacia áreas en las que se ayuda a los demás.

Si el tema os interesa, podéis leer más sobre ECM en la siguiente entrada:

2 comentarios:

  1. Muy interesante el tema. Felicitaciones.
    Sería bueno si las experiencias de los demás también nos hicieran cambiar. Veríamos la vida con más profundidad, valoraríamos lo que de hecho es esencial y abandonaríamos necesidades fútiles e insignificantes a nuestra condición de Espíritus. Un abrazo Manuel

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir este estudio. Coincido con muchos de los puntos, pues también he conocido gente que ha vivido un ECM, y coinciden. Yo creo que al conocer la muerte, se valora mejor la vida desde un punto de vista más espiritual y menos egoísta, mirando a la muerte como una transición más de nuestra efímera presencia en este mundo.

    ResponderEliminar